viernes, 21 de octubre de 2011

Que vida

De vuelta de un camino tan largo como triste.

Foto tomada por mi, carretera nacional.
Aquí estoy pensando en ella...

Esa tierra en la que nada funciona y el invento está a la orden del día, sigue tan quieta, sudorosa, pachorrona, como la dejé la última vez.
Este viaje no ha sido de horas de conversación, de café coladito en la mañana con la quietud de una conversación, abrazos e historias. Este viaje fue diferente a ninguno que recuerde.
Este se lleno de más lágrimas, tristezas, problemas, corre corre, ineptos a montones y de poquitos momentos, buenos de verdad.
Lo mejor ha sido comprobar lo unida que sigue siendo mi familia en la adversidad, que aún se puede conocer a personas buenas, que las hay, que el ser humano aguanta lo que venga porque es más fuerte de lo que se cree y que los amigos son necesarios, aunque sea para hablar.
De la vuelta no quiero hacer mención, estoy a trocitos porque al que late lo partí en mil pedazos y por ahí quedó, repartido.
Que vida...

11 comentarios:

  1. Tuve alguna vez, un viaje así y después me quedé pensando, que había sido el viaje más real, porque fue como la vida misma. Uno a veces tiene buenos días y malos días, pero los viajes los espera siempre como buenos. Y la verdad es que deberían ser buenisisimos porque uno los añora.
    Si pudiera uniría al que late, pero ese se cura con el tiempo. Qué bueno ya tenerte de regreso. Arriba el ánimo, Ofelia. Besos

    ResponderEliminar
  2. Entierra...mis viajes son reales todos, pero este ha sido como una bofetada. Yo añoraba un viaje diferente y más que eso lo necesitaba, pero siempre hay algunos que necesitan mñas que uno. Así que nada, intentaré curarme solita que es lo que llevo haciendo 9 años...
    Gracias, otro beso.

    ResponderEliminar
  3. Al menos estuve ahí un poco para compartir tus penas. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. joder.........no hay mucho que decir....en realidad tampoco hace falta....todos sabemos como se siente alejarse de lo que más queremos: el pedazo de tierra, y la familia siempre querida, pero nada, pa alante es pa allá, y pa atrás ni pa coger impulso. Los que andamos por ahí, regados, también te queremos, y que digo yo queremos, TE AMAMOS !!!!! Mil besos mi primita !!!!!

    ResponderEliminar
  5. Vane...solo aparece este :(( No se que ha pasado!

    ResponderEliminar
  6. ño..yo estoy hace rato huyendele a mi viaje real..pero llegara cualquiera de estos dias, a juzgar por las conversaciones de estos dias. Valor y fuerza, como tu misma dices, que a todo se acostumbra uno, incluso a seguir con el que late hecho pedacitos...

    ResponderEliminar
  7. Lo bueno del corazón es que es como el mercurio: se cae y se parte en mi pedacitos, pero si sopla un vientecito bueno los fragmentos se buscan y se unen y vuelven a ser, volvemos a ser. No te canses.

    ResponderEliminar
  8. Ver que tienes una familia tan buena y que se une en la adversidad es realmente una bendición aunque es de esas pruebas por las cuales nunca quieres pasar. Conectar con ellos en esos momentos tan duros, compartirlos, ser parte de la solución sera algo que un día cuando mires atrás recordaras con mucho orgullo. Todos los que de una forma u otra te conocemos y queremos, estaremos siempre cerca para lo que necesites....Abrazos!!!!

    ResponderEliminar
  9. Bienvenida y nos seguimos leyendo...

    yo tengo un viaje en miras, pero no sé cuando será, y no va a ser nada divertido tampoco, eso lo anticipo...

    ResponderEliminar